Capítulo IV. De lo que le sucedió a nuestro caballero cuando salió de la venta