Capítulo V. Donde se prosigue la narración de la desgracia de nuestro caballero