Capítulo III. Donde se cuenta la graciosa manera que tuvo Don Quijote en armarse caballero